EL ÁRBOL DE LOS CHUPETES | Nuestra Escuela Garabatos
Nuestra Escuela Garabatos es una escuela infantil trilingüe situada en Alicante.
Teléfono
647 793 117

        Hace más de treinta años, en un parque muy popular de Estocolmo, los encargados de limpieza del mismo comenzaron a colgar en las ramas de un árbol los numerosos chupetes que se perdían allí. Así, una práctica tan accidental, inspiró a las familias a ir dejando los chupetes en el árbol hasta convertirse en una bonita tradición que funciona muy bien. De hecho, este ritual se ha ido extendiendo a otros lugares y ya existen árboles de los chupetes en Dresde, Nueva York, Copenhague y hasta en Torremolinos…

        Los árboles de los chupetes que hay en España son muy escasos y se encuentran en espacios públicos. Así, se nos ocurrió que sería muy bonito tener uno cerca de nuestros niños. Y aquí está, en Nuestra Escuela Garabatos, recibiendo cada mañana a las familias del cole.

         Cuando familias y niños están preparados para superar el hábito del chupete, os invitamos a colgarlo en nuestro maravilloso y mágico ÁRBOL DE LOS CHUPETES.

¿CÓMO LO HACEMOS?

 

        Después de estar al menos dos semanas sin usar el chupete en casa, nos lo traéis al cole. Nosotras lo recogeremos y lo guardaremos a buen recaudo en nuestra caja de los tesoros. Así, tendremos la oportunidad de hablar del tema y prepararnos para la <<ceremonia de los chupetes>>, empezando por contar un cuento que hemos creado para facilitar este proceso de adaptación al cambio.

        El día elegido, toda la clase visitará el árbol. Nos reuniremos en torno al mismo y cantaremos una canción especial que hemos compuesto para la ocasión, mientras hacemos un corro para bailar todos juntos, a su alrededor. Es entonces cuando colgamos el chupete con un lazo. Y, como cierre del homenaje, entregamos una chapa conmemorativa del momento, que conservan nuestros pequeños con gusto y orgullo.

        Los chupetes permanecen en el árbol y los niños y sus familias pueden verlos siempre que quieran.

       Nuestra iniciativa ha crecido y nuestro árbol admite también chupetes de niños que ya no estén en el cole o nunca hayan estado, pero conocen a alguien que sí…

     Este recurso es uno de tantos que existen para dejar el chupete. La diferencia es que este, además de parecernos respetuoso, estimulante y gentil, está a vuestra disposición.